La patronal mafiosa de SOHO desde hace año y medio está vaciando la empresa textil. Las deudas alcanzan los 98 millones de pesos aunque compran autos de alta gama y están desviando para otra empresa las ganancias. Los trabajadores hacen evidentes las maniobras fraudulentas.

Factura trucha para justificar gastos.
Por Ezequiel Conde delegado de SOHO y referente de la Unión de Trabajadores Costureros (UTC), agrupación gremial en el SOIVA. Los trabajadores de SOHO vienen resistiendo el vaciamiento hace más de una año y medio, en donde debido a la lucha y las denuncias que fueron realizando los trabajadores junto a la Fundación Alameda y otras organizaciones, se fue logrando romper el brazo corrupto del poder y la justicia. Recordemos que el dueño de SOHO Nelson Sánchez Anterino fue denunciado por trabajo esclavo, por contrabando de autos, por relaciones con el narco-prostíbulo Black, entre otras.
Los trabajadores ocuparon la fábrica en septiembre para evitar que se lleven todo y así lograr que se presenten en concurso preventivo. Esto recayó en el Juzgado Comercial n° 36, secretaria 18 de la jueza Valeria Pérez Casado, y el trabajo de la sindicatura en manos del Estudio DEBENEDETTI & ASOCIADOS, a cargo de ALEJANDRO O. DEBENEDETTI y OLGA MABEL ODORISIO. 
Los puntos más sustanciales de esta causa son 98 millones de pesos de deuda, casi 10 millones de deudas post concursales, alrededor de 13 autos de alta gama a nombre de la empresa (que nadie entiende sospechosamente porque están a nombre de la empresa) desviando así fondos necesarios para que funcione, la creación de una nueva empresa donde van traspasando activos, personal y bienes, en donde el patrón mafioso Sánchez Anterino nuevamente mediante el testaferro Luis Fernández (que fue el encargado de monitorear todo el vaciamiento y el fraude a los proveedores desde el principio) tiene la mitad de las acciones. Llamativamente a esta empresa se le traspasó todo rápidamente hasta la marca, que es un bien sustancial, de manera gratuita.
Otra de las facturas truchas presentadas a la justicia.
Los trabajadores, que realmente quieren defender los puestos de trabajo, fueron presentando pruebas demostrando el modus operandi de esta corrupta patronal: Más de 10 sociedades satélites, donde en todo el núcleo familiar de Sánchez Anterino y cía. son los verdaderos dueños, desvío de dinero, mala administración con el fin de vaciar la empresa, entre otros.
Lamentablemente la Jueza Valeria Pérez Casado optó por creerle a la Sindicatura por la situación de SOHO. Cuando los síndicos no solo no hicieron los informes correspondientes, obviando el grueso de los problemas de la empresa, sino que además en su informe deja entrever que todo “marchaba bien”.
Frente a un intento de clausura a la planta de SOHO (ubicada en Díaz Colodrero al 3500 en Villa Urquiza) por la Agencia Gubernamental de Control del Gob. de la Ciudad, en marzo nos vimos obligados a permanecer nuevamente dentro de la empresa. Nada sabia la sindicatura que la empresa tenía pedido de clausura hace 2 años. Tampoco los síndicos hablaron del aumento de deudas post concursales, cierre de locales, desvío de fondos, situación del edificio, traspaso de bienes gratuitamente, autos de alta gama, facturas truchas (en las próximos párrafos detallamos).
Ante la desidia de la sindicatura, la jueza Pérez Casado se vio obligada a designar al veedor judicial, Mariano Aquino. En sus primeros informes el veedor fue lapidario. Lo que la sindicatura no “vio” en 6 meses, el veedor lo pudo comprobar en pocas semanas.
Más facturas truchas de SOHO.
En el último requerimiento del veedor, le pide que justifique una cantidad de plata poco demostrada en papeles. La patronal accedió y lo demostró: le presentó una cantidad enorme de facturas truchas por compra de mercadería y cajas, las cuales ni están registradas por AFIP, además de que las empresa que presentan no son vendedoras de prendas de vestir, además de facturas donde la empresa le paga a Anterino y cía. honorarios, una lista de precio de productos totalmente diferente a la realidad, etc.
Esto fue, para los trabajadores, la gota que rebalso el vaso. Obviamente la sindicatura nunca había visto las facturas. Frente a esto hecho, los trabajadores hicieron un video con cámara oculta en la empresa donde decían que habían comprado: ninguna vendía dichos productos.
Gustavo Vera y Ezequiel Conde en la puerta del juzgado comercial.
Se presentó en el juzgado Comercial n° 36 de Pérez Casado la denuncia respectiva y las pruebas. Lamentablemente entramos en feria judicial, habrá que esperar los 15 días para que esto determine alguna resolución que esperamos que sea contundente.
Queremos pensar que la Jueza frente a tanta demostración de hechos importantes de corrupción empresarial no le temblara la mano para tomar decisiones. Los trabajadores estamos la expectativa de que por una vez en la vida la justicia haga honor a su nombre y podamos encaminar la empresa y nuestros puestos de trabajo. Pero solo eso se podrá lograr cuando la delincuencia patronal sea removida.
Después de un año y medio que nos tienen encerrados sin trabajar tratando de quebrar nuestra unidad y nuestra lucha por la defensa de nuestros puestos de trabajo, nos venimos aguantando que la sindicatura se corrompa en nuestra cara, que la empresa se siga vaciando, que Nelson Sánchez Anterino y cía. moje la oreja constantemente a la Jueza y que la justicia no reaccione fuertemente ante hechos concretos.
El plazo final es cuando termine la feria judicial. Si la justicia comercial no va a hacer justicia verdadera, nos están empujando a endurecer el conflicto.Nuestros puestos de trabajo están en juego, eso mismos son los que mantienen a nuestros hijos. Eso no se rifa ni regala. 




Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

HISTORIA

UTC - ALAMEDA

UTC - ALAMEDA

RED NACIONAL ANTI MAFIA

Copyright © FUNDACIÓN ALAMEDA -Fundación Alameda- Powered by Blogger - Diseñado por Prensa Alameda