Juan José Cantero hasta marzo era el hombre más importante en inteligencia contra el crimen organizado en la Policía Federal Argentina. Por un accidente fatal surgió su relación con las madame de los prostíbulos en los departamento del juez de la Corte Suprema. Aquí parte de la nota publicada en la última edición de la Revista Noticias del 24 de agosto.

El comisario Cantero y el juez Zaffaroni

El 22 de julio, sobre el kilómetro 206 de la ruta 14, no muy lejos de la localidad de Ubajay, Entre Ríos, el ex comisario de la Federal, Juan José Cantero (54), se arrodilló y rezó. Era un momento oportuno para una demostración de fe: momentos antes, había protagonizado un accidente fatal en su Chevrolet Aveo que le costó la vida a Marcia González, prima de su ex concubina, Angélica Duarte, que también viajaba en el vehículo. Ni siquiera fue un choque, sino un vuelco en un desagüe producto de una combinación fatal: alta velocidad y un desvío tramposo.
Cantero iba al volante. Junto a él no solo viajaban Duarte y González: también estaba Sofía (16), la hija que tuvo con Angélica y Anastasia (9), otra hija suya, de una relación posterior. Duarte apenas sufrió un golpe en el cuero cabelludo y un corte en la mano derecha. Marcia, en cambio, se llevó la peor parte: las pericias determinaron que el impacto le provocó un traumatismo craneoencefálico grave, con hundimiento y fractura del hueso tempoparietal, más pérdida de masa encefálica. Ante el personal policial que la trasladó hacia la morgue de Colón, Cantero –que, según él, había sufrido un fuerte golpe en la cabeza– dijo ser miembro de una iglesia evangélica y sacó una Biblia. Ahí, según los testigos, encomendó, con una plegaria el cadáver de Marcia a Dios y a Cristo.
El baúl del Chevrolet encerraba también un misterio no menor a la muerte de González. La policía encontró 26.700 dólares (267 billetes de cien) y 35.700 pesos (357 billetes de cien). Otros 100.000 pesos estaban ocultos en un paquete de yerba. Horas después, Cantero declaró informalmente ante Juan Malvasio, el fiscal de Colón que investiga el caso, que el dinero era para comprar propiedades en El Dorado, Misiones, el destino original del viaje, de donde Marcia y Angélica son oriundas. Malvasio dejó ir a Cantero, caratulando la situación como un accidente vial. Ni siquiera sabía el significado que implicaban los nombres que ocupaban ese vehículo: González y Duarte fueron las encargadas de alquilar las seis propiedades del juez de la Corte, Eugenio Zaffaroni, que fueron utilizadas como prostíbulos y dieron lugar a la apertura de una causa judicial. Hoy, Duarte permanece en la mira del fiscal Edgardo Orfila y el juez Carlos Bruniard, que llevan adelante el expediente en Buenos Aires. Marcia murió sin dar su testimonio. Pero la aparición de Cantero en la trama de este caso a raíz del accidente del que fue parte abre nuevos interrogantes. El vínculo no es aleatorio: en marzo de este año, Cantero fue desplazado de la Federal por sospechas de que habría protegido el funcionamiento de prostíbulos.
Un vigilante. En sus más de treinta años en las filas de la Federal, Juan José Cantero tuvo una carrera fructífera. Tras ser subcomisario y luego comisario de la seccional 2ª, ascendió a jefe de la 1ª con el Microcentro porteño como jurisdicción. Ahí tuvo su mayor brillo mediático: comandó junto a Guillermo Moreno un allanamiento a Papel Prensa e investigó un suicidio en la central de la SIDE. NOTICIAS lo halló y habló con él en su casa de Floresta, a la que volvió tras el accidente. “Lo que pasó en Entre Ríos fue un hecho fortuito, muy lamentable”, dijo a esta revista. “Yo me golpeé muy fuerte la cabeza, lo estoy padeciendo. Anímicamente, estoy muy mal. Esto me cayó como un balde de agua fría, casi nos matamos todos. No estoy a pleno, ni me es fácil recordar”, agregó.
Noticias: Usted conocía a Marcia González.
Cantero: Sí, yo la conocía, era parte del círculo familiar de Angélica.
Noticias: ¿Por qué estaba al volante en el viaje a Entre Ríos?
Cantero: Porque es un tema de índole familiar que no viene al caso. Es la madre de mi hija, a quien adoro. La nena vive con ella. En algunos aspectos tengo que quedar bien. Aclaro que con Angélica no estuve casado, sino que pasamos por concubinato.
Noticias: En el auto llevaban 135.000 pesos y casi 30.000 dólares.
Cantero: ¿Eso le parece mucha plata?
Noticias: Lo es. ¿Usted conoce o conoció al juez Zaffaroni?
Cantero: No, nunca. Como funcionario policial, él siendo un juez de la Suprema Corte, nunca tuve acceso a él.


Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

HISTORIA

UTC - ALAMEDA

UTC - ALAMEDA

RED NACIONAL ANTI MAFIA

Copyright © FUNDACIÓN ALAMEDA -Fundación Alameda- Powered by Blogger - Diseñado por Prensa Alameda