diario-espanol-Pais-disculpas-Chavez_IECIMA20130125_0015_7
Una ONG protegida por el Papa denuncia a Zara por presunto trabajo esclavo en Argentina
 
Por: Alejandro Rebossio | 27 de marzo de 2013
 
Zara ha vuelto a ser acusada por subcontratar talleres textiles donde presuntamente se usa mano de obra esclava. Ya había ocurrido en Brasil en 2011. Este martes sucedió en Argentina. Y quien la denunció ha sido la Fundación Alameda, una ONG que se dedica a combatir la explotación laboral y que tiene la particularidad de haber contado siempre con el apoyo explícito del ex arzobispo de Buenos Aires Jorge Bergoglio, el ahora papa Francisco.
El presidente de Alameda, Gustavo Vera, se presentó ante la justicia penal para alterar de que tres talleres textiles clandestinos de Buenos Aires producían ropa de Zara y otras dos marcas argentinas “en condiciones de explotación de inmigrantes indocumentados”. En la mayoría de los casos se trataría de bolivianos. Los militantes de Alameda marcharon hasta un local de Zara en el centro porteño para escracharla.
Inditex, la empresa dueña de la marca Zara y propiedad del tercer hombre más rico del mundo, Amancio Ortega, se mostró sorprendida por la denuncia. “Estamos sorprendidos e indignados. No conocemos los hechos ni a qué se refieren. De existir una situación como la que cuentan, tenemos tolerancia cero hacia situaciones como ésta. Hacemos auditorías regularmente a los 60 proveedores que tenemos en Argentina. Hemos hecho 300 en los últimos dos años y comprobamos que cumplían con los estándares de conducta que nosotros establecemos, Nos sentimos indefensos ante la denuncia. Estaríamos encantados de apoyar a Alameda, tanto con la denuncia de estos supuestos hechos como con mejorar las condiciones del sector textil en Argentina”, afirmaron fuentes de Inditex desde La Coruña.
Vera, que el domingo pasado recibió una llamada telefónica del Papa por su cumpleaños (se puede escuchar debajo), informó el domicilio exacto de dos talleres de los barrios de Mataderos y Liniers (en el oeste de Buenos Aires) en los que supuestamente se producía ropa de Zara. “Por la escasa información que tenemos, no están entre nuestros proveedores”, dijeron en Inditex. “(El local de Mataderos) es una construcción de tres pisos, en la cual viven y trabajan unos siete costureros bajo el sistema conocido como ‘cama caliente’”, se refirió Vera a que van de la máquina de coser a la cama y de la cama a la máquina. “La jornada laboral se extiende por 13 horas, iniciándose la misma a las siete de la mañana y finalizando alrededor de las 22 o 23, de lunes a viernes, y los sábados, medio día. El tallerista de nombre Luis Mendoza Sarco ejercería un férreo control por sobre los costureros, lo cual impediría la libre entrada y salida del establecimiento. Según dichos de la esposa de uno de los costureros, deben pedir permiso para salir. Respecto a las condiciones de salubridad e higiene, las mismas serían absolutamente deficientes, a lo cual debemos sumar la carencia de una adecuada alimentación tanto para adultos como para los menores de edad que residen en el lugar”, describió Vera en la denuncia.
El taller de Liniers se encuentra clausurado y en su interior se han hallado facturas que demostrarían la relación con Zara, según el presidente de Alameda. También se refirió a las condiciones del local: “Las deficiencias constatadas por la Agencia de Control Comunal (organismo del municipio de Buenos Aires) consisten en falta de luz de emergencia, disyuntor diferencial, sumado a cables eléctricos expuestos e instalación combustible debido a que el techo es de madera. En el lugar se encontraron a seis personas extranjeras viviendo, una de las cuales no poseía ni siquiera residencia precaria”.
Desde la crisis argentina de 2002, Alameda viene denunciando el trabajo esclavo en la industria textil, las explotaciones agrícolas, la prostitución o la recolección de residuos. A lo largo de años ha denunciado a marcas de ropa argentinas e internacionales y a policías que presuntamente amparan la trata de mujeres. Ante tantos riesgos que han tomado, Vera buscó hace tiempo la protección de Bergoglio. El entonces cardenal se acercó a ellos y solía celebrar misas por los trabajadores explotados. Tanto el presidente de Alameda como algunos de sus militantes se definen como trotskistas, pero guardan una estrecha relación con él. A una de ellas, Camila Montero, el ahora Papa la llamaba “la troska de Dios”.
“Cuando entré a la Alameda en 2008 tenía una visión muy prejuiciosa sobre Bergoglio, porque venía de un lugar muy diferente, de la lucha por los derechos de género, por los derechos reproductivos y por el derecho al aborto legal. Soy atea y siempre me había sentido en la vereda de enfrente de la Iglesia”, contó Montero al periódico Perfil. “De pronto me di cuenta que la Alameda tenía necesidad de una protección, porque por nuestras denuncias corrían riesgo nuestras vidas, y él, simplemente por protegernos y defender lo que estábamos haciendo, se plantó desde un lugar completamente legítimo, sin pedir nunca nada a cambio, sin pedir que cambiemos nuestra posición o que defendamos otras banderas. Nos aceptó tal cual éramos. Una vez fuimos a la catedral con Gustavo Vera para hacerle una entrevista por los 10 años de la Alameda, y entablamos una muy buena relación. Gustavo hizo un chiste de que yo era Camila La Troska, por mi posición feminista, y Bergoglio me empezó a llamar la troska de Dios. Me hacía ese chiste permanentemente”, recordó Montero, que aclara que no es trotskista sino marxista.

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

HISTORIA

UTC - ALAMEDA

UTC - ALAMEDA

RED NACIONAL ANTI MAFIA

Copyright © FUNDACIÓN ALAMEDA -Fundación Alameda- Powered by Blogger - Diseñado por Prensa Alameda