trabajadora-textil-se-prendio-fuego-reclamo-laboral
Testimonio en Canal 26 de Carlos Mercado, de la Alameda y delegado gremial de la marca Kevingston, y abajo la nota en clarin.com donde dio testimonio Ezequiel Conde, referente de la agrupación gremial de costureros de la Alameda y delegado de SOHO.
Denuncian que una trabajadora textil se quemó a lo bonzo por un reclamo laboral
Tiene el 30% de su cuerpo quemado. Sus compañeros aseguran que se prendió fuego en protesta por las malas condiciones de trabajo en la fábrica.
Una trabajadora boliviana de una fábrica textil de Pompeya se prendió fuego a lo bonzo para reclamar por sus derechos laborales, según confirmaron a Clarín la ONG La Alameda y compañeros trabajo de la mujer. El hecho ocurrió el lunes al mediodía, en horario de trabajo en el interior de la fábrica. La costurera, que lleva más de 10 años trabajando como encargada del sector Plancha, está internada en el hospital de Laferrere en grave estado con quemaduras en el 30 por ciento de su cuerpo. Y hoy será sometida a un injerto de piel.
medias-para-bebes-ninos-y-ninas-marca-elemento_MLA-F-4102396456_042013
“Ante la indignación e impotencia de no ser escuchada, una compañera se prendió fuego y ahora (por el lunes) está internada en el hospital Penna custodiada por un gendarme”, denunciaron los trabajadores de la empresa Elemento, en un comunicado que fue divulgado ayer martes por La Alameda.
“Nos pusimos en contacto con los trabajadores, porque no tienen ni representante gremial. La trabajadora protestaba por las pésimas condiciones de empleo, como extensas jornadas laborales sin pago de horas extras y prohibición de elegir representantes gremiales”, explicó, Ezequiel Conde, de La Alameda.
La fábrica de Elemento está ubicada en Gregorio Pomar, a una cuadra de Caseros y Chiclana, en pleno barrio de Pompeya. La empresa, que fabrica y comercializa medias y ropa interior para chicos, es propiedad de una familia coreana.
El comunicado de los trabajadores apunta a la dueña, a la jefa de recursos humanos y al jefe de producción: “Los denunciamos porque no respetan nuestro convenio de trabajo, ya que nos hacen trabajar diez horas y media de lunes a sábados sin pagarnos las horas extras, no nos dan permisos para ir al médico cuando nos sentimos físicamente mal, no tenemos representación sindical y somos suspendidos y despedidos indiscriminadamente cuando reclamamos nuestros derechos”. Una compañera de la mujer que se prendió fuego dijo que la empresa declaró en la ART que tiene problemas mentales. Clarín se comunicó con la empresa, pero no quisieron hablar.
Los trabajadores esperan que hoy los dueños reciban a un grupo que hace tiempo les presentó un petitorio con sus principales reclamos. En la fábrica trabajan cerca de 180 personas, la mayoría son mujeres e inmigrantes. Dicen que el salario básico de un empleado nuevo apenas roza los 3.000 pesos.

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

HISTORIA

UTC - ALAMEDA

UTC - ALAMEDA

RED NACIONAL ANTI MAFIA

Copyright © FUNDACIÓN ALAMEDA -Fundación Alameda- Powered by Blogger - Diseñado por Prensa Alameda