Los diputados de la Ciudad cobran $30.000 de bolsillo; presentarán proyectos para igualar los haberes a los de un maestro; el FPV y Pro ya rechazaron el “recorte”. La posición de Gustavo Vera.
0530_legislatura_portenia_telam_g.jpg_1508290738
Por Iván Ruiz y Maia Jastreblansky  
La Legislatura porteña está dividida. ¿El motivo? Los sueldos. Los diputados de la Ciudad recibieron en 2013 un aumento salarial del 57%. Ahora cobran, en promedio, $ 30.000 de bolsillo. Muchos legisladores están convencidos de que sus haberes son apenas correctos y pretenden más aumentos. Otros, en cambio, piden un recorte. Y ya dieron un primer paso: redactaron proyectos de ley para limitar la dieta de todos sus colegas.
Los diputados porteños percibieron tres aumentos el último año: su sueldo bruto (sin descuentos) pasó de $ 30.000 a $ 47.000. Superaron, holgados, la inflación que difundió el Indec y también la que calcularon las consultoras privadas.
Fuentes de la Legislatura informaron a LA NACION que la primera suba llegó en enero del 2013, cuando hubo una recategorización general de los empleados legislativos. Dos meses después, en marzo, cobraron un incremento del 24% por las paritarias. Y en diciembre llegó otra compensación por la mejora del título universitario, que repercutió en las dietas de los 60 legisladores.
“Para 2014 tenemos presupuestado otro 24% en paritarias, pero seguramente lo estiremos un poco. Tampoco vamos a aumentar mucho, porque cualquier suba se la va a llevar Ganancias”, adelantó el vicepresidente 1° de la Legislatura, Cristian Ritondo.
En enero, los sueldos de bolsillo de los legisladores variaron de acuerdo a los distintos descuentos o beneficios personales, entre $ 26.000 y $ 37.000 en mano. Pero las dietas de los legisladores están lejos de los diputados nacionales: en el Congreso, los haberes llegan a $ 50.000.

DEBATE POR UN RECORTE

Algunos legisladores se indignaron al observar su último recibo de sueldo. “Me da vergüenza ser un servidor público y ganar cinco veces más de lo que ganan los porteños. Voy a vivir como lo venía haciendo hasta ahora: como maestro”, consideró Gustavo Vera (UNEN).
El titular de La Alameda adelantó a LA NACION que presentará en marzo un proyecto de ley para regular la dieta de sus colegas. Propone que ganen un sueldo equivalente a un director de escuela y añade otro punto polémico: pide que sus colegas y sus familias se atiendan en hospitales públicos. “Tendrán la obligación de conocer los servicios del Estado y no como ahora, que van a Medicus”, lanzó.
Después de los tres aumentos de 2013, los legisladores cobran un promedio de $30.000 en mano
Alejandro Bodart es otro diputado porteño que apoya la idea. Admitió que “lo mejor sería nivelar para arriba”, pero mientras tanto “no puede haber una brecha tan amplia con la gente, que tiene sueldos de miseria”. Y agregó: “Los privilegios hacen que los políticos vivan en una burbuja”. Bodart también elaboró dos proyectos: además de equiparar los sueldos de los diputados a los de un docente de doble jornada, reclama que todos los funcionarios tengan la obligación de educar a sus hijos en escuela pública.
El kirchnerismo porteño ya anticipó que rechazará disminuir sus haberes. “Me gustaría poder donar mi sueldo, pero no puedo. No es gran cosa si uno piensa en las horas laborales, las de militancia y las de trabajo social que implica este cargo”, dijo Dante Gullo.
Gabriela Alegre, jefa del bloque Frente para la Victoria, explicó: “El sueldo es correcto por la responsabilidad y la dedicación que, en mi caso, es absoluta: diez horas por día. Cada trabajador debe cobrar de acuerdo a sus responsabilidades.”
Exigen un sueldo similar a un director de escuela, que se atiendan en hospitales públicos y que sus hijos vayan a colegios del Estado
El macrismo también adelantó una negativa rotunda a todas las propuestas. Ritondo propuso que cobren lo mismo que ganaban antes de ser electos. “Hay gente que ganaba menos, como Vera, pero también hay gente que cobraba más. La cátedra universitaria que dejó Iván Petrella en Miami se pagaba en dólares”, señaló.
Las dietas de los legisladores fueron reguladas por ley en diciembre de 1997, cuando en la Legislatura advirtieron que había empleados de planta permanente que ganaban más que los propios diputados. Según el artículo 1° bis de la Ley N° 2 de ese año, el salario de los legisladores porteños se calcula en un 20% por encima de los haberes de un empleados de la Legislatura, máxima categoría, con título universitario y 25 años de antigüedad.

EN EL CONGRESO, MEJORES PAGOS

“No cobro antigüedad, no me pagan por título, no tenemos cocheras, no tenemos autos oficiales, no nos pagan el celular… Cuando trabajaba en el Congreso ganaba el doble”, se quejó Ritondo, legislador de Pro y precandidato a jefe de gobierno en 2015.
El mes pasado, los sueldos de los diputados y senadores nacionales alcanzaron un techo de casi $ 50.000 de bolsillo: alrededor de un 60% más que lo que cobraron los legisladores porteños. En el Congreso, las paritarias cerraron en un 24%.
A diferencia de los porteños, los diputados y senadores nacionales cobran otros “plus” que engrosan su sueldo básico: reciben hasta $ 10.000 de “gastos de representación” y, si no son de Capital, perciben un extra por “desarraigo” de $ 8300.
“En el Congreso se compararon con nosotros para dar un salariazo. Ahora, en la Legislatura argumentan que estamos muy por detrás de ellos. Así, la sociedad tiene un sueldo de miseria, mientras que los que deciden viven de privilegios”, reflexionó Bodart.

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

HISTORIA

UTC - ALAMEDA

UTC - ALAMEDA

RED NACIONAL ANTI MAFIA

Copyright © FUNDACIÓN ALAMEDA -Fundación Alameda- Powered by Blogger - Diseñado por Prensa Alameda