Son tan simples y bellas las palabras que tuvo el padre Jorge en la semana del natalicio de Evita que sentí que debía compartirlas con el pueblo que tanto la sigue amando y que de Ushuaia a la Quiaca la ha homenajeado en estos días. En ellas y en las del padre Benitez se recuerda la verdadera solidaridad cristiana, esa de la que hablaba Jesús en el ejemplo del buen samaritano.

Resultado de imagen para evita y la iglesia

Por Gustavo Vera

   El martes 7 por la mañana, compartí con mi amigo las sentidas palabras sobre Evita de quien fuera su confesor y asesor personal, el padre jesuita Hernán Benitez. En sus memorias el cura describe sencillamente a Evita:

“Yo la acompañaba, a veces, a barrios suburbanos, en noches frías de invierno, a llevar medicamentos a un enfermo y entraba con ella en una casita humilde. En una cama, un señor jadeaba con dificultad y en su rostro se veían llagas profundas, purulentas. Ella entraba, saludaba a todos, dejaba los medicamentos en una mesa y luego se acercaba al hombre para darle una palabra de aliento y le besaba la cara. Y yo, pastor de cristo, que había estudiado el Evangelio en el colegio Máximo de Devoto, yo, que había dado no sé cuántas misas y había predicado en la Catedral, daba un paso atrás, yo, sacerdote, imagínese... Ella salía y me retaba. Era terrible. - Pero Padre. Usted se cree que vinimos nada más que a traer medicamentos como hacían las oligarcas de la Sociedad de Beneficencia. Vinimos a traer solidaridad, a que este hombre se sienta uno como nosotros, un argentino por el cual otros argentinos se preocupan y sufren por su estado y quieren fervientemente que se sane. No va a decir que no lo entiende, Padre... ¡Terrible! Ella era más cristiana que yo, para ella el cristianismo no era un sermón, ni una hostia, era mucho más, era sentir el dolor de los desamparados ¿ comprende?- (Memorias del Padre Benítez, el confesor de Eva Perón)

   El jueves 9 de mayo el padre Jorge respondió: 

     "Me emocionó  el relato del P. Benítez. Es la apología de la ternura. Hay un abismo entre el "hacer beneficiencia" y expresar la solidaridad cristiana, y ese abismo se resuelve con ternura. Este mundo virtual, lleno de opinólogos, magnificó la distancia, anuló la cercanía y perdió la capacidad de acariciar; ya se olvidó de la ternura".
   
  La solidaridad cristiana no es  beneficencia, es sentir el dolor de los desamparados y expresar esa fraternidad con ternura y cercanía a los más necesitados. Estos dos hermosos testimonios sobre Evita, uno de su confesor personal y otro del actual Vicario de Cristo nos invitan a reflexionar sobre el accionar solidario de Evita desde la cercanía y el corazón. Inspirándonos en su ejemplo, será posible seguir soñando y luchando por sociedades justas, inclusivas y sustentables.

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

HISTORIA

UTC - ALAMEDA

UTC - ALAMEDA

RED NACIONAL ANTI MAFIA

Copyright © NOTICIAS ALAMEDA -Fundación Alameda- Powered by Blogger - Diseñado por Prensa Alameda